Empleos en peligro de extinción

robot_asistenteReflexionamos sobre los trabajos asistenciales y de transporte que ya están siendo realizados por robots. ¿Es la tecnología una amenaza para el trabajo de las personas?

Hace unos años podríamos haber comenzado este artículo preguntándonos si la tecnología es capaz de sustituir a la persona en el ejercicio de su trabajo. Hoy no tiene sentido plantearlo, porque ya está ocurriendo. Veamos algunos casos…

Humanoides cuidadores de ancianos

En las residencias japonesas ya se experimenta con robots para cuidar ancianos. Tienen apariencia de personita (miden alrededor de 50 centímetros, con brazos y piernas), realizan labores de acompañamiento y permiten al anciano llevar un estilo de vida autónomo y seguro: revisan que la puerta de casa esté bien cerrada, se aseguran que no te olvides la cartera, las llaves o que tomas la medicación. En los casos de demencia senil, permiten hacer un seguimiento constante del paciente, sin sufrir el desgaste físico y emocional que ello supone: según varios estudios, alrededor del 80% de los cuidadores de un familiar anciano sufren ansiedad y estrés.

La experimentación con este tipo de sistemas inteligentes en el campo de la geriatría, responde a la detección de un problema a largo plazo: en 2050, los adultos mayores supondrán alrededor del 20% de la población mundial, (en Japón, la población de más de 65 años ya ronda el 25%) y parece que no habrá suficientes profesionales preparados para asumir este trabajo.

Enfermeras androides

En Japón otra vez, donde ya hay robots vendedores, recepcionistas o asistentes de limpieza, se están utilizando enfermeras androides en los hospitales. Por el momento no sustituyen a las de carne y hueso, y básicamente realizan labores de soporte al paciente, como por ejemplo sostenerlo para la realización de una prueba médica o cura. Hay un rechazo general en la sociedad japonesa en cuanto a dejar su vida en manos de sistemas inteligentes (después de ver la película Yo, robot, creo que también tendría el mismo sentimiento), pero la necesidad radica, de nuevo en la falta de profesionales. En base a los datos del INEGI, en México hay alrededor de 300.000 enfermeros. Por cada 1000 habitantes sólo hay 2,5 profesionales de enfermería, mientras que el promedio de los países miembros de la OCDE alcanza los 10.

              

¿Dónde está el taxista?

Parece ser que a Google le está rondando la idea de diseñar robots-taxi que se manejen solos. Ya hizo un estudio en 2012 para ver qué ciudades eran las más idóneas para poner en marcha la prueba piloto, en la que Nueva York se alza como una de las favoritas: es la ciudad de EEUU con mayor número de taxis, y pionera en poner en funcionamiento el taxi eléctrico. Según el plan de Google, en un principio los taxis robots incorporarían acompañantes humanos para trasladar al pasajero la sensación de seguridad, pero acabarían siendo autónomos.

¿Qué impacto puede tener en el sector del taxi?
Hablando de Nueva York, el 7% de los profesionales del taxi censados son latinoamericanos, principalmente de Colombia, Ecuador y República Dominicana. De hecho, el 90% de los taxistas neoyorquinos son inmigrantes, por lo que esta profesión es una de las que abraza un mayor número de profesionales extranjeros en EEUU. Si miramos en la capital colombiana, allí circulan más de 50.000 taxis regulares. ¡Llegan a suponer la mitad de los vehículos livianos que circulan por las principales calles de la ciudad! Esto ocurre por la socialización del taxi en Bogotá: en pocas ciudades como acá el taxi es de uso tan extendido como el transporte público.

Dentro de 20 años (en un suponer muy probable), cuando el sistema esté implantado plenamente y los robots manejen los taxis de todo el mundo, puede que se incremente la seguridad vial (según datos del Instituto de Pólizas de Seguros para la Seguridad en Carretera de EEUU, el 90% de los accidentes de tráfico se deben a errores humanos), pero ¿qué pasará con el taxista?

Empleo y tecnología. ¿Hay que romper esta relación?

No queremos que, tras leer estas líneas, te entre el pánico. En JobisJob somos amantes de la06-11-2013 11-19-54 tecnología y, de hecho, ¡sin ella no sería posible hacerte llegar ofertas de empleo de todo el mundo con sólo un clic! Creemos que este camino no se puede deshacer: el descubrimiento del fuego, la rueda, el vapor, Internet… Cada uno de estos inventos ha supuesto una nueva palanca de activación de una nueva sociedad, cuyo reto ha sido adaptarse a los cambios y canalizar los avances en beneficio de las personas.

Las máquinas que trabajen, ¡y nosotros recojamos sus frutos!
El gran valor de la tecnología, aunque su coste hoy por hoy es muy elevado, reside en su brutal capacidad para materializar todo tipo de ideas. Pero está claro que hace falta un nuevo sistema productivo para que su integración en el engranaje social no sea traumática ni excluyente. El economista británico J. Keynes, padre de la macroeconomía moderna, decía que a estas alturas, deberíamos estar trabajando 15 horas semanales y disfrutando de un nivel de vida mucho más alto. Sí, se equivocaba, ¡pero la tecnología debe desempeñar esta función! No ha de eliminar la mano de obra, sino crear nuevos escenarios donde el trabajo más arduo, monótono y sobrehumano lo lleven a cabo las máquinas, y el ser humano se dedique a crear, explorar, y aprender. ¡Se acabó lo de oír al jefe decir “Yo no te pago por pensar”!

Cuando algunos empleos se destruyen, automáticamente el mercado laboral presenta nuevas oportunidades y necesidades. Eso sí, la responsabilidad de los gobiernos está en poner la tecnología al servicio de los ciudadanos, para que absolutamente todos tengamos la formación necesaria para ser competitivos en los nuevos escenarios laborales y económicos que vendrán, y disfrutemos de sus beneficios. ¡Y en eso hemos de ser muy exigentes!

La tecnología no va a volvernos locos. ¡Estaremos locos si no aprovechamos su potencial!

Imagen Robot de juguete de Seemann 

 para JobisJob

Comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>