Claves para superar una entrevista telefónica

entrevista de trabajo telefónicaSi nunca tuviste una entrevista telefónica en el pasado, prepárate, porque avanzan a paso firme y ya te llegarán. Las entrevistas telefónicas se están convirtiendo en la nueva forma de seleccionar candidatos antes de pasar a una entrevista de trabajo presencial. A medida que el mercado laboral se torna global, las entrevistas telefónicas son cada vez más populares, y teniendo en cuenta el tiempo y el dinero que se ahorran mediante un simple llamada a un candidato, las entrevistas telefónicas son el camino a seguir.

No pienses que las entrevistas telefónicas son informales y un poco más relajadas. Nada más lejos de la realidad. La entrevista telefónica probablemente sea tu primer contacto humano con el reclutador, por lo que deberías prepararte para hacer la mejor primera impresión.

Cómo prepararse para la entrevista telefónica

Relájate. Respira hondo. Cuentas con esta guía.
Al igual que en una entrevista cara a cara, estudia la empresa; conoce lo que hacen, su misión y sus expectativas. También es importante asegurarte de que tu experiencia y metas profesionales se correspondan con el puesto; considéralo como una relación, deseas conocer a la empresa tanto como ellos desean conocerte a ti. ¡Ambos están buscando una correspondencia perfecta!
Lo práctico de una entrevista telefónica es que tus notas e investigación sobre la empresa pueden estar frente a ti durante la entrevista. Toma nota de las preguntas habituales de una entrevista de trabajo, sabes a las que me refiero: del estilo… ¿cuáles son tus principales fortalezas?; ¿debilidades?; explica una experiencia donde superaste la adversidad; ¿cuál ha sido tu más grande desafío? ¡Anótalas y colócalas frente a ti durante la llamada.

Consejo. Para reducir el ruido del papel, intenta pegar tus notas sobre la pared frente a ti o encima del escritorio donde estés sentado.
Junto con estas notas, ten tu CV a mano. También es una buena idea tener a mano una lista de tus mayores logros.

Durante la entrevista telefónica

Programaste la llamada para las 9 hrs. de la mañana de un martes. Pon tu despertador por lo menos una hora y media antes. ¿Mi consejo? Toma una ducha, desayuna en forma abundante con una taza de té o café, respira, revisa tus notas de los días anteriores, respira nuevamente. Puede ser tentador volver a ponerte el pijama, ¡pero no lo hagas! En lugar de ello, vístete como si estuvieras por ir a una entrevista en persona. Te aseguro que si te vistes para el puesto, también te sentirás acorde al mismo.

Si tienes una línea telefónica fija, utilízala en lugar de tu celular. Asegúrate de que todos los demás dispositivos móviles estén en modo silencioso y que todos los demás sonidos de fondo estén apagados. Tu entorno es importante. Siéntate en un escritorio limpio, preparado con tus notas pegadas, una lapicera y un papel.

Consejo. Cuando suene el teléfono, ¡sonríe cuando respondas! Puede sonar absurdo, pero tu postura y expresiones faciales se transmiten por teléfono. ¡Inténtalo! Decir hola con el ceño fruncido suena mucho más monótono que cuando uno dice lo mismo con una sonrisa. El reclutador está entrenado y ¡se percatará de esto! Recuerda, las primeras impresiones duran más que todo lo demás que ocurra después; transmite lo mejor de ti.

Tienes tus notas frente a ti y si justo una pregunta sorpresa te desorienta, no te preocupes, hiciste tu tarea y sabrás cómo responder. Anota todo aquello que diga el reclutador que te resulte interesante acerca del puesto o la empresa, y ¡asegúrate de tomar nota de sus nombres! ¡No temas hacer preguntas! Recuerda, deseas conocer a la empresa tanto como ellos desean conocerte a ti.

Consejo. Si te interesa el puesto al final de la entrevista, asegúrate de preguntar si consideran que podrías encajar bien en la empresa y cuándo podría realizarse una entrevista en persona. ¡No te olvides de agradecer al entrevistador por su tiempo! Definitivamente se acordarán de tu buena educación y modales…

Después de la entrevista telefónica

Cuando cuelgues el teléfono, revisa tus notas. Después de las entrevistas, me gusta anotar algunos puntos; cosas que sentí que hice bien y otras sobre las cuales podría trabajar. De este modo, estaré mejor preparado para las futuras entrevistas.

Consejo. No dejes pasar más de dos días para enviarle un breve correo electrónico de agradecimiento a tu entrevistador. Demuestra tu entusiasmo por el puesto mediante una o dos líneas acerca de lo que destacas del puesto de trabajo o la empresa.

Jeannine para JobisJob

Comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>