Sólo sabes esto si trabajas con un alemán

diferencias_maticesSi las diferencias culturales entre un español y un mexicano, por ejemplo, ya nos pueden parecer escandalosas, trabajar con un alemán es cosa de otro planeta. Qué digo planeta, ¡de un universo paralelo! Si no te lo crees, sigue leyendo, y verás…

list_okLos alemanes son puntuales. No son puntuales, ¡inventaron la puntualidad! Reconozcámoslo: la puntualidad no es nuestro fuerte. Que no… que quedar a las 11h. no significa salir de casa a las 11h. ¡Y el “ahorita llego” puede convertirse en una trampa para la paciencia y los negocios!

Cuando estudiaba el postgrado compartí clases con estudiantes de diferentes países latinoamericanos, la mayoría, y algunos europeos, entre ellos una alemana, encantadora. La primera vez que nos reunimos después de las clases, prácticamente todo el mundo llegó una hora más tarde de la hora fijada. Pero la estudiante alemana se presentó a la hora en punto. Y esto pasó más veces… hasta que analizó el promedio de retraso del grupo y lo aplicó en los futuros encuentros. A partir de ese momento también ella empezó a llegar tarde, ¡pero puntualmente!

Llegar tarde a una cita, para un alemán no sólo es una falta de respeto. El tiempo es dinero y perderlo esperando a alguien que llega 20 minutos tarde es ser ineficiente. No sólo llegará puntual a una reunión: se presentará 10 minutos antes, ¡porque a un alemán no se le resiste ni Murphy cargadito de leyes!

list_okEl respeto por las normas. Los alemanes las cumplen. Todas. Culturalmente tienen desarrollado un fuerte sentido de pertenencia a la comunidad y las normas establecidas garantizan su buen funcionamiento. Por aquí, en cambio, nos encanta adornarlas con muchos “pero”: “PERO este caso es diferente”, “PERO por una vez que nos las saltemos no va a pasar nada”, “PERO qué injusta es esta norma, a la mínima la incumplo”… A lo nuestro podemos llamarlo capacidad de adaptación, respeto por las tradiciones y costumbres no escritas, lo que quieras… PERO si trabajas con un alemán, te costará justificar una improvisación, ¡que lo sepas!

list_okLos alemanes son más eficientes. Los alemanes piensan, actúan y trabajan por el bien del grupo, comunidad o empresa a la que pertenecen. En Alemania, si cruzas una carretera cuando el semáforo aún está en rojo (aunque no estén circulando carros) en presencia de niños, estarás mal visto e incluso puede que te reprendan, por el mal ejemplo que estarás dando a los pequeños.

El arraigo al trabajo en equipo del que pueden presumir los alemanes, fomenta su capacidad de planificación, organización y eficiencia. A los alemanes se les educa para ser útiles a la sociedad y a nosotros, para ser felices.

Y aún hay más. En relación a la jornada laboral, nuestra mentalidad parece ceñirse a este lema: “Mientras estés presencialmente en la oficina, estarás trabajando. Cuanto más tiempo estás, más trabajas”. En cambio, la mentalidad alemana liga jornada de trabajo con productividad. Teniendo en cuenta que Alemania es el país de la OCDE, junto a Holanda, donde menos horas se trabaja, ¡su sistema para ser eficientes, a la vista de su salud económica y empresarial, funciona!

list_okPara un alemán, sí es sí, no es no. Y punto. Los alemanes mastican razón a todas horas. En base a su criterio de eficiencia, ¿las emociones se pueden medir? ¿Y regular? Pues eso. En cambio nosotros, para no herir sensibilidades ni parecer descorteses decimos “Gracias”, “Quizá”, “Estamos en contacto” cuando en realidad queremos gritar con todas nuestras fuerzas “Nooooo”. Nosotros culturalmente decidimos complicarnos la vida. Ellos no. Así de simple.

list_okEl cáliz sagrado: la privacidad. Para nosotros, la privacidad es elástica, se engrandece o empequeñece en función de nuestros intereses, y podemos mezclar vida personal y laboral sin problemas. De hecho, una relación próxima con un cliente puede acercar posiciones en una posterior negociación. En cuanto a la distancia interpersonal, la nuestra es muy corta, nos gusta el contacto para demostrar confianza y afecto. Los alemanes la dilatarían al máximo si pudiesen… Su privacidad es sagrada y tu acercamiento puede llegar a resultar ofensivo. ¡No sabes el esfuerzo que les supone saludar con dos besos a un desconocido!

Con este artículo no trato de generalizar, pues como todo en la vida, hay muchísimos matices para analizar. Traté de retratar algunos rasgos culturales que uno descubre cuando trabaja con alemanes. Y las diferencias, ¡suman! Deseo que te haya resultado útil tanto si trabajas con colegas alemanes como si andas buscando un cambio laboral y buscas empleo en Alemania.

¿Estás de acuerdo con estas diferencias? ¿Añadirías alguna más? ¿Tienes alguna anécdota curiosa que te haya ocurrido trabajando o conviviendo con alemanes? Nos gustaría conocer tus experiencias. :)

 para JobisJob

Un comentario en “Sólo sabes esto si trabajas con un alemán

  1. Pingback: ALEMANIA | Pearltrees

Comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>