5 consejos para enfrentar errores en el trabajo

gestion del errorCometer errores en el trabajo no es el fin del mundo, lo que sí puede llegar a suponer un problema para el desarrollo profesional es no saber gestionarlos. Robert Kiyosaki resume perfectamente en una frase (una de mis favoritas), la filosofía más sana frente al error: “A veces se gana y a veces se aprende”.

A continuación compartimos contigo algunos consejos para gestionar el error desde un punto de vista positivo y productivo.

list_okReconocer el error ¡y aprender de él! En nuestro puesto de trabajo se espera que seamos honestos, no perfectos. Y la gestión de un error es un momento clave para demostrar nuestra honestidad y capacidad de reacción. Asumir nuestra culpa en el error (no hacerlo es como apagar fuego con combustible), detectar su origen y evaluar las consecuencias nos ayudará a abordar el obstáculo.

list_okBuscar soluciones y, si es necesario, ayuda. Si sólo reportamos un error, estamos transmitiendo el mensaje: “Me equivoqué y hasta aquí sé llegar. Que venga otro a solucionarlo”. ¡Esto dice muy poco de nuestra inteligencia emocional! En cambio, si reportamos un error pero proponemos soluciones debidamente estudiadas, estamos demostrando nuestra capacidad para asumir responsabilidades y adaptarnos a imprevistos.

Cuando se comete un error hay que ser humilde y pensar en la organización a la  que pertenecemos. Si necesitamos ayuda para solucionar el problema lo antes posible, ¡hagámoslo!

list_okGastar energías en lo que podemos controlar. Podemos focalizar toda nuestra atención y energías en cambiar el pasado (lo que nos llevará a un estado constante de frustración y estrés), o podemos emplear nuestras habilidades, capacidad de análisis y experiencia en la solución del problema y en que este no se vuelva a repetir.

list_okSer positivo. Thomas A. Edison, el inventor de la bombilla, dijo esto en relación a su descubrimiento histórico: “No he fracasado. He descubierto 999 maneras de cómo no hacer una bombilla”.  Una actitud positiva frente al problema y con uno mismo es clave para no estancarse y para salir del hoyo emocional donde el error suele arrastrarnos.

Muchas veces nos torturamos porque tendemos a confundir algo circunstancial con algo temporal: una decisión inútil no significa en ningún caso que quien la tomó lo sea… Además, los errores nutren nuestra capacidad de resiliencia: ¡son asignaturas obligatorias en el Doctorado de Vida!

list_okAprender a decidir. Cometer errores acarrea consecuencias, así que además de saber asumirlos, es esencial aprender a tomar decisiones.

Adecco e IESE diseñaron un decálogo muy útil que recomendamos no perder de vista…

Los 10 mandamientos para aprender a tomar buenas decisiones

1.  Decidir bien más que acertar. No confundamos decisión con acierto, puesto que este último lleva implícito un componente de suerte/imprevisto que no podemos controlar. Debemos trabajar para tomar buenas decisiones, ya que ello sí depende de nuestras capacidades.

2. Identificar el objetivo. Si tenemos claro nuestro objetivo, más posibilidades tendremos de conseguirlo optimizando esfuerzos.

3. Plantear objetivos realistas.  Los objetivos han de ser factibles en el mundo real, no en la imaginación.

4. Ser sincero con uno mismo.  A veces, en lugar de buscar razones para tomar una buena decisión, tendemos a buscar las razones que avalan la decisión que, por el motivo que sea, deseamos tomar. Grave error. Hemos de plantearnos las preguntas necesarias, aunque duelan, para llegar a la respuesta que necesitamos.

5. Centrarnos en lo importante.  No caer en suposiciones y analizar lo esencial nos ayudará a tomar una buena decisión cuyo coste sea inferior al beneficio que nos proporcione.

6. Reconocimiento y gestión de la incertidumbre. Debemos superar el miedo a lo imprevisto o desconocido y ser capaces de plantear soluciones para diferentes tipos de escenarios. Debemos saber gestionar, en la medida de lo posible, el futuro.

7. Ser creativo y proponer opciones alternativas. Valorar múltiples opciones, tradicionales u originales, nos ayudará a tomar decisiones de calidad. Hay muchas fórmulas para tomar decisiones desde un punto de vista alternativo.

8. Ser consciente de que las decisiones tienen consecuencias.  Absolutamente todas las decisiones tienen consecuencias. Ellas no se escapan del principio acción-reacción.

9. Poner en práctica las decisiones. Si no lo hacemos, lo que sería una buena decisión, no pasa de ser una buena idea.

10. No todo es razón. Decidimos desde la experiencia, la formación y la razón. Pero también influidos por nuestros sentimientos, personalidad y todos los componentes emocionales que nos caracterizan. Ser conscientes de ello es crucial para minimizar el impacto de nuestra irracionalidad en la toma de decisiones.

 para JobisJob

Comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>