“Secret santa is coming to office”

¿Cómo implementar la tradición, la solidaridad, la diversión y la magia de la Navidad en el trabajo cotidiano durante el último mes del año? La respuesta la conocemos: “Amigo Invisible”. Dos palabras,una emoción: engorrosa diversión. Sí, sabemos que jugar al “amigo secreto” es muy entretenido, sobre todo cuando te lo propone tu jefe. Pero… Un momento, todos congelamos nuestra sonrisa en cuanto descubrimos el nombre de la persona que se oculta en la bandeja de entrada de tu correo bajo el asunto “secret santa” o tras ese inocente papelito. Es entonces, cuando surge el terrible dilema que hace añicos el entusiasmo de este juego navideño. ¿Qué le regalo? ¿Qué le gusta? En ese instante, es cuando recuerdas que te juraste a ti mismo/a no volver a participar. De nuevo, sin darte cuenta, has vuelto a ceder a la presión grupal, a los buenos deseos que conlleva el espíritu de la Navidad. El juego, sin duda, será una feliz evasión en las horas de arduo trabajo. El premio, conocer más profundamente a un colega.

shutterstock_331719365

Imagen: Shutterstock

La dinámica es bien conocida por todos. No obstante, podemos probar nuevas formas para que este juego sea más chispeante:

  • “Amigo secretísimo”. Consiste en no desvelar nunca quién ha regalado a quién ¡No vale hacer trampas! Parece fácil, sin embargo, todos conocemos a ese compañero/a que es un poquito bocazas. Existe una novedosa variante en la que cada asistente debe llevar un detalle impersonal como una caja de bombones, una taza, un libro… Éste se deposita en un saco para que así cada integrante del grupo extraiga su regalo. Para todos aquellos que sentimos amor-odio por este juego esta es la mejor opción, ya que aquí los amigos invisibles no se asignan. Cada persona trae el regalo y durante la entrega del mismo se hace la repartición al azar ¡Adiós a los quebraderos de cabeza!
  •  “Amigo invisible temático”. Los participantes eligen un tema de carácter genérico, a partir del cual todos los regalos deben ceñirse a esa temática. Por ejemplo, todos los obsequios deben estar relacionados con el cine, la gastronomía, el deporte…
  • “Amigo imitador”. Se trata de regalar algo que identifique a tu amigo secreto. Esta alusión puede ser explícita o implícita, siempre acompañada de un gran sentido del humor. Puedes obsequiar un “funko pop” personalizado o algún objeto que caracterice aquella persona.
  • “Enemigo invisible”. Busca por casa cualquier artilugio que tengas guardado y nunca utilices. Esa es la clave: vivir un momento hilarante, mientras entre todos se descubren antiguos “tesoros”
  •  “Amigo invisible con pistas”. ¿Crees que conoces a tus compañeros de trabajo? Te proponemos este juego para demostrarlo. Los días próximos a la entrega del regalo, los participantes deberán proporcionar pistas tales como cartas, adivinanzas,detalles misteriosos… a su amigo invisible. El día de la entrega cada miembro del grupo deberá descubrir quién cree que es su amigo secreto.

La Navidad es una época para compartir amor, felicidad y amistad entre los tuyos. En estas fechas impera la regla del dar y recibir, del compartir con alegría y entusiasmo. El amigo invisible puede ser una excusa perfecta para pasar un rato festivo con tus colegas del trabajo y hacer “team building”. Por cierto, hay otras ideas divertidas para pasarlo en grande con tus compañeros. Escoge la opción que más se adapte a tu empresa, ¡diviértanse!

feliz navidad jobisjob oficina trabajo

 para JobisJob

Un comentario en ““Secret santa is coming to office”

Comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>